martes, 16 de julio de 2013

Hace muchos años iba a la biblioteca a escribir. Ahora, este verano, en el horno en el que se ha convertido mi casa, he vuelto a buscar una para pasar las tardes fresco y no dejar de escribir. Me va bien el ritmo. En un día saco dos o cuatro escenas. Se me hacen largos los fines de semana, cuando cierran.

1 comentario:

  1. Bibliotecas... no se me había ocurrido, quizás porq aquí en baires no son tan populares... ni cómodas... con grados bajo cero, busco solo bares para ir a estudiar.. pero quizás la calefacción no es la mejor.. en los bares mas tranquilos ... saludos desde baires!

    ResponderEliminar