viernes, 19 de julio de 2013

Un buen actor, que ha pasado su carrera entre las tablas, no encuentra trabajo. Como no ha hecho cine o televisión, es un desconocido; ya no lo quieren. Ha vendido su casa y hace las maletas hacia Madrid, donde espera que le den alguna oportunidad. Me acuerdo de aquellas desafortunadas palabras del ministro de cultura en las que daba a entender que el futuro del cine español quizá estaba en producciones como “Lo imposible”, porque recaudan mucho en taquilla. Pero lo que obvió es que pasaría con nuestros actores. Si ya resulta complicado en una industria raquítica, en la que tienes que aceptar los trabajos que te lleguen porque no sabes cuándo te volverán a ofrecer, que se devoran unos a otros y no ofrecemos carreras firmes a los jóvenes talentos, ¿qué pasaría si encima recortamos en subvenciones y subimos el IVA cultural? Nos quedaremos, el día que los busquemos, sin actores de nivel.

1 comentario:

  1. la cultura no interesa, y las palabras de este hombre fueron de risa como en la presentación de los Goya.. un impresentable.. ánimo para que no decaigan los sueños..
    besos

    ResponderEliminar