viernes, 4 de octubre de 2013

Otro sueño recurrente en mí es la idea para una novela, son tan reales que creo que me he levantado de la cama y lo estoy apuntando, mientras voy pensando cómo trasladaré la confusa trama a un lenguaje que entienda cuando despierte, pues son tan brillantes las historias que pienso, complicadas y que explican el mundo mejor de lo que han hecho los maestros, que no puedo perderlas, me dijo, es la obra que he estado buscando. Pero ciertamente estoy durmiendo, no tomo notas. Las disfruto en mis sueños y se quedan para mí. Sería imposible, en verdad, que se pudieran llevar al papel. La cabeza del que lo intentara, estallaría en mil pedazos, así como los que la leyeran.

2 comentarios:

  1. Pues es una pena, estaría bien leerlas.

    ResponderEliminar
  2. Así es, todo un mundo de absurdos, de inconscientes, de recuerdo, de proyecciones, de futuro en un sueño convulso.. imposible reflejar en la novela..

    ResponderEliminar