sábado, 8 de agosto de 2015

Ya no quiero ser aburrido, exacto, porque nunca se equivocan, y lo que yo persigo tiene un gran componte inestable. No voy a arreglar el mundo. Tampoco vendré y me quejaré del calor, no voy a criticar a nadie. Me da igual los políticos. Voy tras tras ese rastro humano que no veo en los demás. Me aburren las mismas batallas. La Vida es algo más. Yo quiero vivir mejor que los demás. Quiero ser feliz. Puedo crear momentos de gran belleza. A veces no sabes muy bien lo que está sucediendo ante tus ojos. ¿Ha pasado esto de verdad?, te preguntas. Quizá lo has percibido en las puntas de los dedos. No das crédito. Yo lo he hecho. Me he ayudado en ti. Nunca me ha gustado la palabra "magia", papara describirlo, pero de eso se trata. Es otro nivel. Un esfuerzo más. Un trabajo de años.

lunes, 29 de junio de 2015

Para un monstruo lo monstruoso es lo ordinario, ya que cada uno se considera a sí mismo normal. Para quien lleva un monstruo dentro de sí, ello debe de ser aún más tenebroso, ya que carece de signos visibles que le permitan establecer comparaciones con los demás. El que ha nacido desalmado considerará ridículo a cualquier ser atento al dictado de su conciencia. Para un delincuente, la honradez es de tontos. No debemos olvidar que un monstruo sólo es una variante y que, según su parecer, lo monstruoso es normal.

John Steinbeck

lunes, 18 de mayo de 2015

INSOMNIO

El desvelo de mi quilla:
como eolo
a tu aposento me colo.
¡Oh, chiquilla!
tierna flor de la villa,
poco a poco
derretir un beso loco...
Tu mejilla
humildemente se humilla
en paraje
de condición salvaje.
Qué sencilla
la senda de la capilla
nos parece
cuando el amor nos crece
a la orilla.
MAPA DEL TESORO

Es la seda que las estrellas tejen
el cabello que su rostro resalta;
oasis donde zambullirse emergen,
su dulce canto con el alma pacta.

Tristeza acuna la serena frente;
los brazos de sus pestañas te abrazan.
De su beldad ruego sea inconsciente
y, así, sus pétalos no se esparzan.

Su vergonzosa mejilla se esconde
ruborizada tras enredaderas;
a un melodioso nombre ella responde.
¡Ay! si yo fuese capaz que rieras...

La boca es majar de nobles palabras>;
si sonríe todas las luces se apagan.
Se honesto, o su corazón nunca abras.
Se prudente con quienes os alagan.

Su pequeña y delicada mano
que en la jaula de cristal notas guía
al acariciar las teclas del piano,
soñé que entre las mías sostenía.

Mas todavía de ella no se nada,
porque de mis impulsos me distraigo
si la veo; al despertar, ya alegada,
se negativa el júbilo, y caigo.
ADAGIO DE LA NIÑEZ

Clara noche ciclópea,
en su rostro moteado
una lágrima se apea
y otorga lo deseado.

SOLO

Son tus colores lo que a mí me cautiva:
negro arrebol; que refleja el bronceado
de trueques, en los que con escasez viva
seguiste. Espejo de sol cabreado,

de linternas en cuevas y los dolores
del parto. Blanco, platino reluciente
de potencia; más limpio que los albores.
beso de espuma que naufraga la mente.

Rojo purísima, carmín de orfanatos,
vísceras cebadas, ojos expandiéndose.

Rojo ciudad; en su estrecho semejante
a los cuentos. Azul, ¡oh santo patrón!
guerra de océanos; sobrio, elegante.
Una seca bofetada en unión

de un baile de mascaras. El guardarropa
de los duendes. Con más conciliador calor
que el que protestan los recuerdos de tropa.
Si no lo supieras no tendría valor.
LA CIRCUNSTANCIA SE REPITE

Luces
Cruces
Ánimo
Errar
Mínimo
Pensar
Llanto
Canto
HECHOS

El cumpleaños había comenzado.
El vino palabras martilleaba,
el conjunto cuanto más se alejaba
intentaba algo que no le es dado.

Mi corazón la vio al otro lado
de la vidriera como caminaba
entre un grupo que la acompañaba;
dejó de sonreír al verme sentado

allí dentro, y la espalda me dio;
antes de desaparecer se rió
buscándome con mirada soslaya.

Sí, en conocimiento de mí se haya:
¿Qué si no cuando me reconoció?
¿Más por qué de ello? ¡Oh, corazón, calla!