lunes, 18 de mayo de 2015

MAPA DEL TESORO

Es la seda que las estrellas tejen
el cabello que su rostro resalta;
oasis donde zambullirse emergen,
su dulce canto con el alma pacta.

Tristeza acuna la serena frente;
los brazos de sus pestañas te abrazan.
De su beldad ruego sea inconsciente
y, así, sus pétalos no se esparzan.

Su vergonzosa mejilla se esconde
ruborizada tras enredaderas;
a un melodioso nombre ella responde.
¡Ay! si yo fuese capaz que rieras...

La boca es majar de nobles palabras>;
si sonríe todas las luces se apagan.
Se honesto, o su corazón nunca abras.
Se prudente con quienes os alagan.

Su pequeña y delicada mano
que en la jaula de cristal notas guía
al acariciar las teclas del piano,
soñé que entre las mías sostenía.

Mas todavía de ella no se nada,
porque de mis impulsos me distraigo
si la veo; al despertar, ya alegada,
se negativa el júbilo, y caigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario